Ni muu, Sr Dictador

by - mayo 06, 2017

En la novela de García Márquez “Noticia de un secuestro” hay un cura que habla con el mar. Un personaje inolvidable que hace de mediador de paz entre las partes involucradas en un conflicto.

Si en el mágico Macondo del Nobel de Literatura hubiera un presidente vestido de dictador que hablara con las vacas y encima les propusiera un cargo de diputadas en el congreso, los lectores pensaríamos que la escena era cosa de su fértil imaginación.

Para desgracia de mi país esa escena es real, un acto digno de realismo mágico latinoamericano. Ofensivo para la tragedia humana de Venezuela. De esa manera Nicolás Maduro concibe al pueblo; como una manada de animales domesticados, privados de libertad, callados y chantejeados esperando su bocado de comida. Enviándolos al matadero con su represión policial sin consideración, sin remordimientos, violentando el derecho a la vida.
La desconcertante escena en donde ese hombre de casi dos metros de carne, con sed de poder y sangre habla en tono imperativo señalando a los animales buscando apoyo político es una metáfora de su desesperación. Un cartucho para sí mismo. El final de este capítulo triste de nuestra historia. Pasará a la historia como un cruel bufón.

Venezuela será libre.

Actualización: tres meses después sale a la luz el verdadero vídeo. Los medios manipularon la escena y Maduro realmente hablaba con dos trabajadores del campo que estaban detrás de las vacas. A pesar de descubrir la verdad, no me deja de parecer el régimen venezolano un pasaje cruel del realismo mágico latinoamericano

Te puede gustar

0 comentarios