martes, 18 de julio de 2017

Brevedad


Por aquellos días me arrastraba como un fantasma sumida en ti. Caminando por la ciudad se presentaban imágenes frente a mis ojos como metáforas de mis sentimientos. Las coleccioné sin la esperanza de desnudarte mi alma, de encontrar por primera vez el sosiego. De ese tiempo me quedan unas cuantas líneas escritas sin final, el recuerdo de varios otoños y de la lluvia que por primera vez no me entristecía.