sábado, 7 de febrero de 2015

Pirineo Aragonés






Hacer senderismo con los niños puede ser estresante (siempre hay alguien a quien le duelen los pies), pero llegar a la cima después de dos horas de difícil camino  y ver la grandeza de la naturaleza les enseña que llegar a un objetivo requiere esfuerzo.